Turismo y viajes

Enoturismo y turismo rural

publicado por Alex García 10 Abril, 2013 0 comentarios

Viajar, ese placer de la vida que tanto nos gusta, pero que si no lo preparamos bien, puede resultar en un desastre. Hoy en Tour y Vino queremos traeros una combinación entre enoturismo y turismo rural. Una combinación casi perfecta para los amantes del vino, para que no tengas que elegir entre hacer una visita turística, o probar los mejores vinos. Puede planearse para un fin de semana o para un periodo vacacional más largo, aunque el ejemplo que os traemos hoy es de un plan de fin de semana.

Esta combinación empieza por elegir la zona vinícola que más nos guste. Por sus vinos, por sus paisajes, el criterio de elección es a gusto del que va a hacer el viaje. Una vez elegida la zona, informarse sobre las bodegas que hay, si ofrecen visitas, si dan comidas. La mejor opción, en nuestra opinión, es elegir una bodega que ofrezca la posibilidad de hacer una visita y en la que se pueda comer. Pero si no fuera posible, con una visita y una cata al final de la visita también es suficiente.

El siguiente paso es ver los monumentos, ciudades o rutas turísticas que hay en la zona que os gustaría visitar, podeis elegir uno, dos, o los que querais, pero os aconsejamos que elijais sólo uno, para que no tengais que andar corriendo, y disfrutar del día. Una ciudad con un bonito casco historíco, o una ruta de montaña, serían una estampa preciosa para el fin de semana. Una buena opción es vsitar una bodega por la mañana o al mediodía, y dejar la visita turística para la tarde.

Enoturismo y turismo rural

Una vez elegidas estas dos visitas, hay que seleccionar un hotel para alojarse. Con el caracter que esta tomando el viaje, os aconsejamos un hotel rural, para que disfruteis de la tranquilidad de algun pueblecito pequeño. Los hoteles rurales, que tan de moda están, combinan la posibilidad de dormir en una zona rural, pero con toda la comodidad de sus instalaciones.

Para la cena, sería perfecto elegir un restaurante de categoría, donde tengan una carta de vinos extensa, para poder elegir el maridaje perfecto entre lo que vayais a cenar y el vino que vayais a beber. Estos restaurantes no tienen porque resultar muy caros, bien puede costarnos unos 40€ por persona, o hasta los 200€ por persona, depende de lo que queramos gastarnos. Es bueno que os informeis antes, de los precios, menús y carta de vinos que ofrecen los restaurantes de la zona, para que podais disfrutar de la cena perfecta.

Como veis, una combinación que nos permite disfrutar del vino, y a la vez visitar esa ciudad que nos gusta, o disfrutar de una ruta turística que tenemos ganas de realizar. Además el alojamiento rural le da un toque especial al fin de semana. Todo en perfecta armonía para que no tengamos que elgir a la hora de hacer turismo. Es una combinación perfecta según nuestra opinión, pero al final depende de los gustos del que va a realizar el viaje. Y lo más importante para que todo salga bien, es informarse previamente de todos los detalles, para eso internet es una buena herramienta que nos ayudará con localizaciones, precios, y otros detalles de cada lugar.

Entradas relacionadas

Deja un comentario