Etiqueta

Bodegas Cuatro Pasos

Enoturismo

Reflexiones de la visita a Bodegas Cuatro Pasos y Martín Códax

publicado por Alex García 10 Abril, 2015 0 comentarios

Tal y como os adelantamos en el anterior artículo, desde Tour y Vino nos gustaría haceros conocedores de las reflexiones que han pasado por nuestra cabeza durante la visita a las Bodegas Cuatro Pasos y Martín Códax y en la horas posteriores. Pero primero tenemos que poneros en contexto.

Tal y como nos contaron, el Grupo Martín Códax, está constituido como Sociedad Cooperativa, y como socios están tanto los viticultores como los gestores y otros trabajadores. A la S. Coop. Martín Códax, pertenecen varias bodegas, siendo el buque insignia Bodegas Martín Códax, y también formando parte del grupo Bodegas Cuatro Pasos. Sólo en Bodegas Martín Códax tienen una gama de más de 10 vinos, y otros 5 de Bodegas Cuatro Pasos, más algún otro vino de otros proyectos o bodegas.

Viendo estos números, se puede pensar que el Grupo Martín Códax es un monstruo del sector del vino, y que lo único que les importa es vender, y que el resto les da igual. Este pensamiento es muy común entre los consumidores, cuando una empresa o producto (sea del sector que sea) es de las más conocidas en su sector. Pero, en el caso de Martín Códax por lo menos, es un pensamiento totalmente erróneo; y os vamos a explicar por qué.

Les importa mucho la calidad del producto que ofrecen, por eso se comprometen con cada uno de los viticultores (sea socio o no) que aportan sus uvas, y colaboran con ellos para mejorar los cultivos y que las uvas que produzcan sean de mayor calidad. Tienen una plataforma y un equipo por detrás que gestiona todo esto, aportando información, herramientas, y la ayuda que sea necesaria. Y para dar importancia a todo esto, en el momento de recogida de la uva, a cada viticultor se le paga la uva en función de la calidad de la misma.

Pero no acaba ahí. Además de elaborar sus vinos más conocidos, tienen laboratorios, donde los enólogos están en constante investigación, para mejorar la calidad de sus vinos o elaborar un vino nuevo, de una calidad superior que sea distinto a lo que ya tienen en el mercado. Prueba de ello es su nuevo vino Vindel, un vino totalmente diferente y que no han sacado al mercado hasta el año pasado. Además, como ha pasado con alguno de sus vinos (p.e.: Gallaecia), si algún año no se dan las condiciones climáticas adecuadas para que la uva tenga la calidad necesaria, no se saca al mercado esa añada del vino.

Viendo el cuidado que tienen con los productos que elaboran, ya se puede ver lo importantes que son para ellos sus vinos. Pero todavía hay más. Durante la visita, en todo momento, cada una de las personas del grupo Martín Códax que nos acompañó, nos demostraron un amor por lo que hacen, que pocas veces hemos visto. Creen en lo que hacen, y les gusta, y no es sólo su trabajo sino que es su pasión.

Al final el vino es cuestión de gustos, y puede que los vinos que se elaboran en cada una de las bodegas de la S. Coop. Martín Códax, os gusten o no, pero si os podemos asegurar, que cada uno de esos vinos está elaborado con mucho amor, desde la vid hasta la botella.

Enoturismo

Visita Bodegas Cuatro Pasos

publicado por Alex García 23 Marzo, 2015 0 comentarios

Los días 12 y 13 estuvimos visitando las Bodegas Cuatro Pasos y las Bodegas Martín Codax, acompañados de 3 amigos del mundo del vino Pedro Ignacio Altamirano de Diario de Vinos, Paco Higón de Verema y Sara Morillo, de la revista Traveler.

El viaje comenzo el jueves con la visita a las Bodegas Cuatro Pasos en Cacabelos (León). En primer lugar, nos llevaron a ver algunos de los viñedos, mientras nos explicaron la peculiaridad de la zona, y el tipo de viñedo que podíamos encontrarnos. Todo vides bajas que no levantan más de un metro del suelo. Después nos trasladamos a la nave de elaboración, donde tuvimos la suerte de ver parte del proceso de embotellado y etiquetado de algunos de los vinos de las bodegas. Nos enseñaron los diferentes depósitos donde fermentaban el mosto, y nos explicaron cuál es el proceso que siguen para conseguir los caldos.

Para continuar, fuimos a lo que fue la primera bodega de Bodegas Cuatro Pasos, y que ahora utilizan como centro de enoturismo y de crianza y que está en el centro del pueblo. Aquí nos enseñaron las salas de barricas, una de las cuales es un antiguo depósito de vino de hormigón de 100.000 litros. También vimos otros depósitos de hormigón más pequeños y que intenteron utilizar en sus inicios, pero los depósitos sufrieron algunos daños y tuvieron que desestimar esa opción. Como punto final a la visita del centro de enoturismo de Bodegas Cuatro Pasos, realizamos una cata de su gama de vinos.

Comenzamos la cata con el Cuatro Pasos Rosado 2014, un vino que nos sorprendió a todos los asistentes, y del que destacamos su elegancia y frescura; nos pareció un vino espectacular.

El segundo vino en aparecer, fue Pizarras de Otero, del que pudimos probar su añada 2013 y también la 2014, embotellada unos días atras. Pudimos comparar ambas añadas, y aunque el 2013 había evolucionado bastante bien, el 2014, dejaba entrever, ya que llevaba pocos días embotellado no se apreciaba al 100%, las diferencias provocadas por el efecto añada que daría un vino de mayor calidad.

El tercer vino fue Cuatro Pasos, y del cual también probamos 2 añadas diferentes, 2011 y 2012. La evolución que había sufrido el 2011 en botella le daba un toque elegante y con una madera muy bien integrada. El 2012, pese a llevar también pocos dás embotellado, pudimos apreciar, que necesitaría de unos meses de evolución en botella para llegar a su punto algido de calidad, pero que ya dejaba unas notas en la boca, que hacían presagiar un buen vino.

En cuarto lugar catamos Cuatro Pasos Black de 2011, un vino con 8 meses de barrica. En nariz dejaba notas de fruta roja madura, integradas con aromas tostados. En boca, aunque los sabores más intensos eran los derivados de la madera, tenía un fondo afrutado.

Por último, probamos el Martín Sarmiento 2011, una añada que todavía no está en el mercado. Aunque es un vino en la linea del anterior, tenían unas notas diferenciadoras que le aportaban mayor calidad y que pudimos apreciar, pese a que le faltaban unos meses de crianza en botella. Más taninos, pero sin llegar a ser pesados, y bien integrados con notas minerales y frutales.

De los vinos que probamos, nos quedamos con el Cuatro Pasos Rosado, del cual no esperabamos un vino de semejante calidad, y tanto el Cuatro Pasos Black como Martín Sarmiento nos gustaron mucho, y elegiríamos uno u otro dependiendo de la ocasión.

Tras la cata en Bodegas Cuatro Pasos, nos dirigimos a comer a la Moncloa de San Lazaro, un restaurante muy rustico, situado a pocos metros de las Bodegas Cuatro Pasos. En este restaurante nos atendieron muy bien, y pudimos degustar la gastronomía típica de El Bierzo. Un poco de embutido, entre el que no podía faltar la cecina, para abrir boca, junto con pimientos asados; seguido de empanada de batallón típica de la zona, y como plato fuerte, un tradicional botillo servido con garbanzos, repollo y cachelos. De postre, para aligerar un poco, una crema de limón con castañas. Una comida muy buena, y contundente.

Visita bodegas cuatro pasosPara terminar la visita a Cacabelos, y bajar un poco la comida, nos llevaron a conocer a FAPAS, el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes, y que en la zona de El Bierzo, están realizando tareas para la conservación del Oso Pardo. Con ellos fuimos a plantar unos cerezos de 3 años, para proporcionar alimento al Oso Pardo una vez termina su hibernación. Una experiencia con la que disfrutamos mucho.

Con este evento con FAPAS, terminó la visita a Bodegas Cuatro Pasos en Cacabelos, e iniciamos el camino rumbo a Cambados, donde visitaríamos las Bodegas Martín Códax.