Etiqueta

decantador

Cata de vinosCuriosidades

Riedel, una empresa que pone el acento en su carácter artesanal

publicado por Alex García 8 Marzo, 2012 0 comentarios

El nombre de Georg Riedel se encuentra en las mesas más refinadas del mundo, porque desde Kufstein, en el corazón de Austria, la empresa fabrica las mejores copas para vino: copas de altísima calidad, hechas a mano y pensadas para las distintas cepas. No obstante, Riedel dice: “Para mi, el pasado no existe”. pero fue su padre, Klaus, quien insufló en la empresa, en la década de 1950 su actual filosofía en la producción de copas para vino. Hoy, con una facturación de 230 millones de euros y 50 millones de piezas producidas, Riedel es una gran realidad europea en el mundo del vidrio y del cristal.

riedel

La fábrica de cristal

No se puede conocer a Georg Riedel sin haber visitado la fábrica, cuyo corazón está donde se encuentran sus nueve altos hornos y la temperatura es constantemente superior a 30 grados. De sus 90 trabajadores, 50 son artesanos del vidrio. Se necesitan 10 años para formar a uno de estos hombres de manos fuertes y potentes pulmones. Lo que fabrican deja boquiabierto: copas de proporciones perfectas y decantadores de formas y colores encantadores.

El guía dice:”Las copas se tallan con láser, no se admiten errores con un grosor de tan solo 0,8 milímetros. Somos conscientes de la importancia de nuestro trabajo, porque la manera con que el vino toca la primera papila gustativa de la lengua depende de la copa, y la primera impresión es determinante“. También  comenta que para un nuevo modelo de copa se prueban 10 formas y se hacen 200.000 degustaciones: el 90% coincide. Y es que la diferencia entre un super tester y un catador cualquira está en la profundidad del juicio, no en el juicio en si.

riedel-2

La copa no hace milagros, pero determina el gusto del vino. No lo cambia, pero sí cambia su expresión, la intensidad de su aroma y también su calidad. Un buen vino en una copa inadecuada pierde toda emoción. Dirigiendo el líquido hacia partes diversas de la lengua, la copa cambia la expresión del vino y también la emoción de la degustación. Y emoción, es todo cuando se bebe vino.

Os recomendamos hacer una visita a una empresa de vidrio que fabrique copas para vino, como el caso de Riegel. Seguro que la visita no os decepcionará.

Fuente: revista Gentlemen