Etiqueta

la vid

Acerca del vino

Importancia de la vid

publicado por Alex García 30 Abril, 2013 0 comentarios

Hoy en Tour y Vino quiero enseñarte un poco más sobre el proceso del vino, y por eso voy a explicar la importancia de la vid, ya que dependiendo de la fuerza de la planta, se tendrán unas uvas de mayor o menor calidad.

Tan importantes son la vid como los cuidados que recibe, por eso es importante tener en cuenta, el proceso que sigue la maduración de la uva, proceso que comienza unos meses después de la vendimia, más o menos a final del invierno.

El trabajo del viticultor empieza con la poda de los sarmientos, para que crezcan unos nuevos y con fuerza. Este proceso es importante, porque se controla el crecimiento de la vid (dependiendo del tipo de cultivo), y se limitan los brotes para que la calidad de los racimos que prosperen sea la adecuada.

Conforme crece y se desarrolla aparecen las yemas, a finales del invierno aproximadamente, de las que nacerán los futuros racimos. En este punto es posible realizar una segunda poda para controlar el número de racimos, si es que han aparecido más yemas de las esperadas.

El siguiente proceso por el que pasa la vid, es la floración, en el que aparecen las flores, de las cuales entre un 10% y un 50% se convertirán en los frutos hasta formar los racimos de las uvas.  De las flores comienzan a crecer los racimos de forma horizontal, hasta que adquieren el tamaño y peso suficiente. Esta fase se conoce como granazón.

A continuación la vid pasa por un período conocido como herbáceo, en el que las uvas crecen, durante aproximadamente 40 días, hasta que empiezan a cambiar de color, y dan paso al envero, proceso previo a la maduración, que hará que la uva cambie de color. En este punto, los viticultores, esperan días soleados y poco lluviosos.

La fase final, la maduración, se produce tras el envero, proceso del cual se obtiene ya el fruto final. La climatología, también toma importancia en esta fase, ya que es el momento en el que las uvas adquieren la cantidad de azúcar adecuada. Al acabar este último proceso, empieza la vendimia.

Pero en la calidad de la uva, también influye la edad de la vid. Si la cepa está recién plantada, la calidad no será buena debido a que se necesitan al menos tres años de maduración para poder explotar adecuadamente la cepa. Cuanto más vieja sea la vid, mayor calidad tendrán las uvas producidas, pero menor será la producción.

Hay dos partes en la vid que tienen una importancia alta, en la calidad final del vino:

  • Racimo: se divide en leñosa y raspón. El raspón es una parte importante en la vinificación ya que otorga sabor.
  • Uvas: están constituidas en hollejos, pulpa y pepita. Los hollejos son los que aportan el color y el sabor del vino.  Además de que contienen los microorganismos como las levaduras, las cuales sirven para que se fermente la fruta.  En la pulpa de la uva se encuentra el mosto, el agua y el azúcar de la uva. Y en las pepitas se encuentran los taninos que ceden a la vinificación.

Como veis la importancia de la vid es alta en la calidad del producto final, junto con el clima y el suelo, podemos decir que son los tres aspectos más importantes, en la calidad del vino.