Etiqueta

Mais de Cunqueir

Cata de vinos

Mais de Cunqueiro

publicado por Alex García 6 Octubre, 2014 0 comentarios

La semana pasada probamos el vino blanco Mais de Cunqueiro de Bodegas Cunqueiro, de la Denmonación de Origen Ribeiro. Nos atrevimos, por primera vez, la experiencia de transmitir en directo nuestras sensaciones por nuestra cuenta de Twitter, pero no podíamos dejaros sin una crónica más detallada, donde comentaros también como lo maridamos.

Mais de Cunqueiro, es uno de los vinos blancos que ofrecen las Bodegas Cunqueiro, y está elaborado con uva 100% autoctona, donde destaca la variedad Torrontés.

Tras servir el vino en la copa de vino, pudimos observar su color amarillo pajizo intenso, brillante y límpido. El olor del vino destacaba por sus aromas frutales, sobre todo furta verde, y flores, con unos ligeros toques de aromas herbáceos. En boca nos resulto ligero, destacando los sabores frutales, sobre todo manzana, muy fresco, y una acidez equilibrada.

mais de cunqueiro

En esta ocasión, la cena que acompañó a Mais de Cunqueiro, resultó ser salmón con salsa de mango y curry, acompañado de arroz blanco y verduras. Lo primero de todo, comentar, que es importante tener cuidado con la salsa, ya que un exceso de curry, puede enmascarar el sabor tanto de la comida como del vino. En nuestro caso, decidimos no abusar de la salsa, lo cual ayudó mucho en la combinación. La salsa, debido al mango, intensificó los sabores frutales del vino, en vez de enmascarar los sabores ligeros del vino; por lo cual pudimos disfrutar de una cena, en la que no se enmascaraba ningun sabor, sino que se combinaban a la perfección.

Tras la cata incial, Mais de Cunqueiro, nos gustaba pero no nos convencía 100%, ya que nos gustó que no tuviera una acidez tan acentuada, como suele ser común en los vinos de la Denominación de Origen Ribeiro, pero a la vez en boca resultaba muy ligero, y a nosotros particularmente, nos gustan los vinos más potentes en intensos. Pero tras la cena, esta sensación cambió por completo, y vimos, que con un buen maridaje, el vino gana mucho en sabor, y resultaba un acompañante ideal para platos con pescado y verduras, o con salsas que contengan notas frutales.