Etiqueta

maridaje

GastronomíaVinos

Maridaje de mariscos y pescados

publicado por Alex García 25 Agosto, 2014 0 comentarios

A la hora de realizar un maridaje, siempre hay que destacar la pieza sobre la que realizarlo, contando también con su forma de cocción, la guarnición que la acompañará y en el caso en el que la hubiese, la salsa utilizada para finalizar el plato. En este caso, en Tour y Vino, queremos daros algunos consejos para el maridaje de pescados y mariscos.

Con los mariscos y crustáceos, el vino blanco es la mejor compañía que se les puede dar, siempre que sea seco o muy seco. También pueden añadirse los vinos espumosos, en especial el espumoso rosado de tipo muy seco, quien se convierte en un gran acompañamiento cuando se toma junto a unas ostras de calidad.

Maridaje para pescados y mariscosEn el caso de los pescados, el vino blanco vuelve a ser el protagonista, utilizando un blanco de cuerpo medio para los pescados fritos, y un crianza o un blanco fermentado en barrica para los platos con salsas concentradas. Los pescados como el atún o el bacalao, pueden ir acompañados de un tinto o rosado joven.

Dependiendo del tipo de la grasa del pescado, es más aconsejable un vino blanco que otro, dependiendo su tipo de uva. Para pescados grasos, una buena elección son algunos de los vinos que consigan eliminar el sabor de esa grasa en el paladar, como un chardonnay, un viognier o un delicado pinot gris. Respecto a los pescados no grasos, optaremos por vinos frescos como un riesling, torrontes salteño o un sauvignon blanc que realzarán el sabor del pescado.

Como podeis observar, el maridaje de marsicos y pescados, no es únicamente terreno de vinos blancos, tenemos algunas alternativas, que pueden hacer de nuestra comida un éxito.

Acerca del vinoGastronomía

Cada queso con su vino

publicado por Alex García 7 Noviembre, 2010 0 comentarios

Si bien estudios recientes demuestran que consumir queso antes de catar un vino disminuye la capacidad de percibir el sabor del vino, el vino y el queso siempre han sido un ejemplo de maridaje perfecto entre sabores desde hace siglos.

Dada la extraordinaria gama de quesos y de vinos, la relación entre ambos se presta a múltiples combinaciones y muy diferentes. Los criterios a seguir para su elección suelen ser por contraste o complementación. A continuación os vamos a dar unos cuantos consejos para hacer mejores casamientos entre vinos y quesos españoles, y poder presumir delante de vuestros amigos:

Cada-queso-con-su-vino

Las tablas de la ley: a cada queso le proporcionarás su vino

  • Los quesos frescos (burgos, cassoleta, mató, abredo, etc) son los más neutros. Se pueden acompañar de vinos más o menos neutros, refrescantes y sin complicaciones, ya sean blancos, rosados o tintos. Combinan bien con vinos como el de Rueda, Penedès, o el Cigales.
  • Con los quesos cremosos (cantabria, cóbreces, torta del casar o de la serena), queda muy bien un vino afrutado, como un Sauvignon. También os recomendamos probar con vinos tintos con cuerpo, vigorosos y de buen aroma como los de Navarra, la Rioja o Cariñena.
  • Los quesos de cabra prefieren vinos típicos de la región, en especial blancos jovenes, frescos y secos, como los rueda y Penedès o cavas o finos de Jerez. En general, cuanto más fuerte sea el queso, más cuerpo debe tener el vino.
  • Los quesos azules tienden a ser afines a los vinos dulces, semidulces o generosos. El roquefort es acompañamiento clásico de los sauternes, mientras que los más fuertes son más adecuados con los tintos robustos e intensos. Vinos tipo moscatel son los más recomendables, aunque también permiten sidras y orujos.

Bon appétit!